4 de noviembre de 2009

La Oreja de Van Gogh, la 'dulce locura' en Tel Aviv


No han provocado la locura mesiánica de Madonna de hace dos meses pero sí la dulce locura, como reza una de sus canciones. La Oreja de Van Gogh escuchó anoche muchos aplausos en Tel Aviv. Concretamente, de unas 900 personas que llenaron una sala en el puerto de la ciudad israelí. "Me conozco todas sus letras. Aquí hay programas de radio de música latina y ponen muchas veces la Oreja de Van Gogh. ¡Son muy buenos!", dice Tal, una israelí de 21 años, situada cerca del escenario y al borde de un ataque de nervios por ver tocar a sus ídolos vascos.

Leire Martínez (cantante), Pablo Benegas (guitarra), Álvaro Fuentes (bajo), Xabi San Martín (teclados) y Aritz Garde (batería) han traído la lluvia y la música de San Sebastián. Las primeras palabras de la bella Leire a su nuevo público, en un hebreo perfecto han sido: "¡Estamos muy contentos de estar aquí. Gracias!".

Horas antes nos citamos en el Paseo Marítimo de Tel Aviv. Con añoranza de su Playa de la Concha, se ríen cuando un surfista israelí intenta aprovechar las modestas olas. Están tan ansiosos por cantar como por preguntar sobre la vida en este rincón del planeta. "Sabemos que aquí nunca llueve y es muy extraño que desde que llegamos haya llovido tanto", comenta Leire, que sustituyó hace casi dos años a Amaia Montero.

"Hemos estado en el Mar Muerto, perdidos en el desierto del Neguev, en los lugares santos de Jerusalén, en ciudades obreras como Lod, donde hemos tocado con raperos locales judíos y árabes y como colofón Tel Aviv. Una pasada", nos cuenta Xabi. Álvaro añade: "Lo del Mar Muerto ha sido impresionante, galáctico".

Invitados por la Casa Sefarad-Israel (organismo español que intenta consolidar los lazos con Israel y los judíos), han venido a cantar, respirar, hacer turismo y un documental sobre sus peripecias en Tierra Santa. Sus extras especiales: los cantantes David Broza, Noa y Mira Awad.

'Queremos enviar un mensaje de paz'

"No es una iniciativa política sino un viaje cultural y social para que haya mayor conocimiento entre ambos pueblos", dice Diego de Ojeda, director de la Casa Sefarad-Israel. Pablo reconoce que el viaje a Israel "es especial y cada cosa que sucede aquí tiene una trascendencia espectacular en todo el mundo. Jerusalén es la historia viva. No hemos venido por motivos políticos sino para cantar y enviar un mensaje de paz. Contamos h

istorias y da igual que sea en Tel Aviv, Tokio o Ramala. Si los palestinos nos invitan a cantar, iríamos encantados".

Xabi añade que "cuando nos invitaron nos quedamos muy sorprendidos pero luego aceptamos ya que es un lugar muy exótico e intelectualmente muy interesante. La gente es muy abierta". Aritz comenta que "es muy importante para nosotros interpretar el nuevo disco en un lugar tan especial".

Aunque en Israel no son tan conocidos como en España o Surámerica, el principal periódico, 'Yediot Ajaronot' publicó una entrevista con los donostiarras que se divierten

al verse en la portada del suplemento cultural. No entienden ni una palabra en hebreo pero les gu

sta la foto. Estrellas en territorio desconocido.

En pocos minutos son bombardeados a preguntas por el periodista de origen uruguayo Quique Samuel, la máxima autoridad israelí en música latina. "Os conozco desde el 2003 y estoy enamorado de vosotros. Siempre pongo algo vuestro en mis programas", les dice emocionado. La Oreja de Van Gogh sigue alucinando ante lo que oye.

Como alucinante es ver entre los fans que tararean las canciones en Tel Aviv a una delegación del Comité de Exteriores del Congreso de los Diputados, encabezados por Josep Antoni Duran i Lleida. "Yo les sigo desde hace años. Me encantan, pero estoy sorprendido ante tanta cantidad de gente que ha venido esta noche", nos dice el diputado catalán, de visita oficial en Israel y los territorios palestinos.

Sus seguidores alargaron el 'show'

Los parlamentarios españoles aprovecharon su estancia allí para ver a los artistas. No podía ser menos: entre los primeros, está José María Benegas. Entre los segundos, su hijo, el guitarrista Pablo.

"Es una gran sorpresa saber que tanta gente que no habla español nos sigue de esta forma", confiesa Leire. La sala está a rebosar pese a la lluvia y al partido de Champions (muy cerca del local) entre el Maccabi Haifa y la Juventus de Turín. Españoles, argentinos, mexicanos, israelíes amantes de la música hispana, etc. Todos han venido para escuchar, aplaudir y en la mayoría de los casos asistir por primera vez a su concierto. Y de paso, conocer su nuevo disco, 'Nuestra casa a la izquierda del tiempo'. Sin apenas publicidad, La Oreja ha triunfado gracias al boca a boca.

En el escenario, caras de asombro de Leire y sus chicos, que por un lado lo dieron todo y por otro veían incrédulos cómo el público cantaba todas sus canciones, desde 'Jueves' (homenaje a las víctimas de los atentados del 11-M) hasta el tema 'Dulce locura'.

La dulce locura de sus seguidores alargó el 'show'. Si abandonaron el escenario fue sencillamente porque debían subirse al avión. Una corta escala en casa antes de la aventura mexicana. Los aplausos, besos, griterío y felicitaciones envueltas en una espesa lluvia despidieron al conjunto vasco, lleno de adrenalina y sorpresa. Dulce sorpresa.

Fuente: elmundo.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada