29 de octubre de 2009

La Oreja de Van Gogh salta a la gran pantalla en Israel

La Oreja de Van Gogh se dado un respiro de giras y estudios de grabación para protagonizar en Israel un largometraje cinematográfico que mezcla ficción, documental y números musicales.

Con disco nuevo bajo el brazo, "Nuestra casa a la izquierda del tiempo", Leire (voz), Pablo (guitarra), Xabi (teclados), Álvaro (bajo) y Haritz (batería) parecen disfrutar como niños en su primera incursión en el mundo del celuloide, en la que no interpretan más papel que el de ser ellos mismos.

Efe les acompañó una mañana, mientras recorrían los estrechos y pedregosos callejones de la vieja ciudadela de Jerusalén, donde Leire y Haritz miraban entre tenderetes, Xabi se ponía una kipá (solideo judío) y Pablo preguntaba sobre un país y un conflicto con el que entraban en contacto por primera vez.

"El lugar es espectacular, alucinante. Estamos en mitad de tantas cosas, de tanta tradición", asegura Leire, que el año pasado sustituyó a Amaia Montero como vocalista.

Sin atisbo de engreimiento pese a los casi siete millones de discos vendidos, los componentes de La Oreja recorrieron el Muro de las Lamentaciones, el Santo Sepulcro y el barrio judío de la ciudad vieja, "como japoneses histéricos, tratando de absorberlo todo", en palabras de Xabi.

En el Muro de las Lamentaciones, único vestigio del pedestal sobre el que hace dos milenios se sustentaba el bíblico templo judío de Jerusalén, La Oreja de Van Gogh cumplió con la tradición y depositó un papelito con un ruego: "Que todos pidamos el mismo deseo", en referencia a la paz.

Todos esos momentos formarán parte de la película sobre los diez días que pasará en Israel la banda donostiarra más exitosa y que se estrenará el próximo enero o febrero.

El momento más estético de la cinta será, sin duda, el concierto que darán con el Mar Muerto como espectacular telón de fondo, acompañados de una sinfónica y que se grabará en dos partes: al anochecer y al amanecer.

Allí interpretarán su canción "Jueves" -que homenajea a las víctimas de los atentados del 11-M en Madrid- en árabe, hebreo y castellano, con un invitado judío, el hispano-israelí David Broza, y otro árabe, la cantante y actriz Mira Awad, que representó a Israel en la última edición de Eurovisión junto con Ahinoam Nini (Noa).

"Creemos que va a ser muy bonito y curioso de ver. Hemos hecho un disco como no habíamos hecho nunca, con orquesta y un sonido mucho más acústico, y pensamos que merecía la pena interpretarlo en un sitio también especial y curioso", explica Haritz.

El largometraje, que se filmará en español, hebreo e inglés, está financiado por Casa Sefarad-Israel, institución española que fomenta las relaciones de amistad y de cooperación con Israel y las comunidades judías de todo el mundo.

"En España hay mucho desconocimiento sobre Israel y pensamos que una de las mejores formas de resolverlo es a través de la música", señala la directora de comunicación de Casa Sefarad-Israel, Úrsula O'Kuinghttons.

Hoy, los responsables de éxitos como "Soñaré", "Dulce locura" o "El 28" se desplazarán a la localidad de Lod para compartir versos con el grupo israelí de rap "La cosa nostra".

El conjunto actuará también en Tel Aviv con el cantautor israelí de origen argentino Pablo Rosenberg y grabará un vídeo-clip cerca del impresionante cráter Ramón, en el desierto del Neguev.

"La idea inicial era grabar sólo el concierto en el Mar Muerto. Luego optamos por añadir una parte documental y, al final, decidimos hacer un largo que combine ficción, hecha con actores profesionales, y documental, con el grupo", explica el director, "Chino" Moya.

El proyecto no incluye visitas a Gaza o Cisjordania y presenta como parte de Israel la parte árabe de Jerusalén, territorio palestino ocupado desde la Guerra de los Seis Días de 1967, según el derecho internacional.

"Somos conscientes de la sensibilidad del tema, pero esto no es un acto de proselitismo, sino la historia de un grupo que descubre un país", subraya O'Kuinghttons.

Pablo lo resume con humildad y sinceridad: "Nosotros iríamos a enseñar nuestra música a cualquier parte del mundo y encima tenemos el lujo de poder viajar y conocer sitios. En cuanto nos dijeron que podríamos tocar en Tel Aviv, la verdad es que ni lo dudamos (...) Estaríamos también encantados de tocar en territorio palestino, simplemente no ha surgido".

Fuente: adn.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada