16 de febrero de 2009

La Oreja de Van Gogh asiste a las clases de 'HKM', para amimar a la serie de Cuatro

  • El grupo donostiarra retorna a su adolescencia con un cameo en 'HKM'. Toda una experiencia televisiva "para contar a los amigotes".
  • Aunque ellos mismos reconocen que son "unos actores terribles" aseguran que su público es el mismo que el de la serie.
  • La actuación del grupo intenta dar un empujón a la serie.



La oreja de Van Gogh llega puntual a su cita en el colegio Albéniz. Allí, y durante una gala benéfica, los alumnos podrán escucharles interpretar el tema Inmortal. Los fans que no tengan entradas pueden estar tranquilos... porque nada es real.

Se trata de una de las tramas de HKM. Antes de que la serie diga adiós a su primera temporada, a finales de mes, el grupo hará una intervención estelar para darle un empujón de cara a una posible segunda temporada, dado que los datos de audiencia no han acompañado demasiado a la ficción de Cuatro. 20 minutos estuvo en esa jornada de rodaje tan especial.

Durante unas horas, los donostiarras ejercieron de actores y tuvieron que madrugar como el resto. Los jóvenes de HKM llevan muy mal eso de levantarse a las seis de la mañana. Saben cuándo entran, pero nunca cuándo acaban: un día de trabajo puede ser de 11 horas. "El rodaje de una serie diaria es duro, porque grabamos entre 20 o 22 secuencias", explica Carlos Martínez (Álex).

Por tanto, la perfección debe ser primordial, ya que sólo se ruedan dos tomas de cada secuencia. No hay margen para el error, y "eso te obliga a trabajar más deprisa, pero a la vez mejor", dice Ana Rujas (Vicky).

A la voz de "prevenidos y acción" se hace el silencio en el plató y el equipo sigue atentamente la actuación en playback de La Oreja. El ritmo es frenético, ya que la periodicidad de HKM les exige grabar un episodio al día.

No obstante, al ser un equipo tan joven, en los descansos se permiten ciertas licencias. Leo Segarra, quien acaba de incorporarse al reparto, asegura que "hay cachondeo, fiesta y mucha juerga".

Acaba la secuencia, y La Oreja se dirige al camerino. Ellos mismos reconocen que son "unos actores terribles", pero les apetecía hacer un cameo en la serie porque "el público que la sigue es el mismo que el nuestro". Una experiencia breve, pero que les servirá de anécdota "para contar a los amigotes", explican.

El grupo cede ahora el testigo a Mayumanna, que tiene acordada su participación en las últimas tramas antes de que los chicos de Cuatro dejen de Hablar, Kantar y Mentir ¿para siempre?

Fuente: 20minutos.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada