22 de marzo de 2009

Fervor a la 'lledonera'

La participación masiva volvió a marcar la nota predominante del sábado. Ni la temperatura, más baja que los pasados días, amedrentó a los miles de castellonenses que se acercaron a la basílica de Lledó a mostrar su fervor hacia la patrona de la capital de La Plana, y es que por un día, Castellón supura fervor y devoción religiosa por todos los costados.

Más de 3.000 ramos conformaron el tapiz que la ciudad regaló a la 'regina' de Castellón en un desfile que se prolongó más de cuatro horas por la elevada afluencia de devotos que, en muchos casos, no pudieron frenar sus lágrimas al postrarse frente a la lledonera.

María Mulet Ripollés y Berta Blasco Llidó volvieron a sentirse arropadas por un pueblo que las siente como lo que son, las reinas de la ciudad. Pero no fueron las únicas, las máximas representantes de la provincia y sus homólogas de valencia, Alicante y Murcia también quisieron honrar con flores a la Mare de Deú del Lledó.

La 'Ofrena de Flors' no fue el único acto previsto en el programa de la Junta de Festes de la jornada. El Desfile de Animación Infantil volvió a sacar un día más a la calle a los más pequeños. Los niños disfrutaron con el imaginario trasladado al centro de la ciudad de la mano de compañías teatrales y de un amplio séquito de magos. Monstruos, seres fantásticos, música venida desde el extranjero... inundaron las calles de color y ritmo.

Pero si alguien se encargó de poner banda sonora al día de ayer, esos fueron los componentes del grupo La Oreja de Van Gogh. Los más jóvenes de la ciudad cantaron con los músicos de San Sebastián los nuevos temas de la banda. Canciones como 'El último vals', 'Jueves' o 'Inmortal' hicieron vibrar a un público entregado con la nueva voz del grupo: Leire Martínez.

La nota discordante la puso la feria taurina. La corrida resultó aburrida para todos lo amantes del arte de la tauromaquia. El Fandi, El Cid y Jose Mari Manzanares dejaron mal sabor de boca a los aficionados, y es que pese a los nombres que conformaban el cartel, los toreros mostraron poca predisposición ante unos toros que destacaron por su poca elegancia. El resultado: ninguna oreja.

Fuente: elmundo.es

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada