2 de marzo de 2009

La Oreja de Van Gogh inició anoche su gira de conciertos en el Kursaal

El grupo donostiarra La Oreja de Van Gogh triunfó ante un público entregado en el Kursaal.

Sólo un día necesitó La Oreja de Van Gogh para despachar la totalidad de las entradas habilitadas para el primer concierto de su gira -el más especial, el de casa-, muestra inequívoca de que esta Oreja sigue muy viva. Y ayer lo volvieron a demostrar ante su público. Prometieron emoción y muchas lágrimas. «Vamos a llorar», decía Xabi San Martín durante la promoción del nuevo trabajo discográfico. Y hubo emoción. Se emocionó el público, y se emocionó el grupo, muy especialmente Leire, en su debut en un gran escenario justo, cuando se cumplía un año de su incorporación a la banda.

Todas las miradas estaban puestas en ella. Hacerse con el cariño de los fans, cuando la imagen de Amaia sigue presente en la memoria de muchos, no es tarea fácil pero ella -simpática, cercana, cariñosa, atenta con sus compañeros-, ha sabido ganarse el respeto y admiración de los seguidores de la banda, que le demostraron su afecto en numerosas ocasiones. Sencillamente vestida, la vocalista fue desgranando los cortes de A las cinco en el Astoria con fuerza, sin temblarle la voz, en un escenario sencillo en el que la presencia del quinteto resultaba suficiente. El momento del concierto más vitoreado fue sin duda la interpretación de Jueves, un tema en recuerdo de las víctimas del 11-M.

La incógnita estaba en descubrir cuáles de los temas más míticos de La Oreja sonarían por primera vez en la voz de Leire. Y fueron muchos: La playa, 20 de enero, Muñeca de trapo, Pop, Rosas.... Y para finalizar, con el público entregado y puesto en pie, la gira partió a bordo de El 28.

Fuente: diariovasco.com

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada